Archivo de la etiqueta: ley sinde

Los Goya 2011: ¿Iba de cine, no?

Álex de la Iglesia, durante su discurso (Sergio Pérez/Reuters)

No nos engañemos, las ceremonias cinematográficas -excluyendo los Oscar quizá-, más allá del gremio no interesan a demasiada gente no-cinéfila, y esto dicho independientemente de las tasas de audiencia más que respetables que se recogen y que son ciertamente comprensibles en virtud de una serie de factores variados como el carácter extraordinario del evento o el saber hacer de su presentador. Pero más allá de intrascendentes valoraciones de esta índole lo que sin duda cabe decir es que la gala de anoche tenía un saborcito diferente capaz de atraer incluso a los más reacios o distanciados entre los que me sitúo.

Ayer no se trataba tanto de ver quién ganaba qué (o cuánto) sino de ver adónde conducía la hasta el momento valiente toma de posición del cineasta Álex de la Iglesia en contra de la Ley Sinde y, simbólicamente, de la Ministra de cuyo nombre no quiero acordarme pero que ya ha sido mencionado en este mismo párrafo. Y a este respecto, la noche no podía haber sido más interesante e igual de pacífica simultáneamente. Continuar leyendo


Adiós de momento, Ley Sinde.

 

Ilustración de Manel Fontdevila.

Como bien sabrás lector, durante estos últimos días ha habido mucho ajetreo en la Red, y un poquito en las calles al respecto de la llamada “Ley Sinde”, que materializó la pugna que lleva años activa entre la industria musical -sobre todo- y cultural contra los internautas, las páginas de enlaces y demás. Lo que, caricaturizado, enfrenta a la SGAE (y similares) contra Internet. Una pugna cuyos asaltos ha ganado hasta ahora mayoritariamente el segundo grupo, en todos los terrenos posibles y que se reafirma con la decisión tomada ayer en el Congreso.

Y es que la estrategia de incluir dentro de la Ley de Economía Sostenible la disposición destinada a permitir el cierre de webs sin que medie autorización judicial, para permitirle “pasar desapercibida” ha estado muy muy feo. David Bravo, más que célebre (aunque ni de lejos el único) en esta pugna ilustraba de forma sobradamente certera lo que ha ocurrido hasta ahora:

La industria del copyright movió un dedo y se enviaron cartas advirtiendo de acciones legales. Cuando las cartas se ignoraron, la industria movió un dedo y se interpusieron las acciones judiciales. Cuando los jueces resolvieron en favor de denunciados y demandados, la industria movió un dedo y se recurrieron las resoluciones. Cuando volvieron a perder en los juzgados, la industria movió un dedo y desaparecieron los jueces. – D.Bravo

Pues esa era la idea, y el Ejecutivo un cómplice de esta gran trama. Pero el tiro salió por la culata: la Ley Sinde fue rechazada y tendrá que ser propuesta de forma independiente, sin muchas probabilidades de éxito tal cual está formulada y visto cómo está el patio.  Continuar leyendo


Por los derechos de Internet.

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

  1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley laneutralidad de la Red, en España ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas.No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Se ha publicado en multitud de sitios web. Si estás de acuerdo y quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

Y sobretodo, por soluciones satisfactorias para TODOS y algo más elaboradas y consensuadas. Aprendamos a escuchar.