Archivo de la categoría: Curiosidades

El Mito del Científico Loco

El doctor Doofenshmirtz con su archienemigo Perry el Ornitorrinco.

Es curioso sin duda pararse a pensar de vez en cuando en los mitos que recorren nuestro bagaje cultural. Mitos en los que raramente pensamos y que, por ello, no son puestos en cuestión demasiado a menudo. Desde luego hay mitos y supersticiones más relevantes o de consecuencias más interesantes vagando por el ancho mar que es la cultura (aunque no todos acceden a la misma cantidad de agua) pero hoy elijo uno que me interesa, no por su importancia, sino al contrario por su ligereza: el mito del Científico Loco. Continuar leyendo


Los efectos del Powerpoint.

Mi profesor de Sociología, A. BASTERRA, manifestaba hace unas semanas en una de sus clases su opinión respecto del papel de las nuevas tecnologías concretamente en ámbito de las exposiciones en público. De forma bastante curiosa nos comentaba a los alumnos cómo desde su experiencia las mejores exposiciones habían venido de manos de alumnos que, generalmente, prescindieron de los “artificios” de las presentaciones virtuales para centrarse en la charla, acompañada de un escueto esquema de tiza sobre pizarra. Dejaba claro en cualquier caso su posición en principio contraria a las presentaciones Powerpoint entendiéndolas en cierta manera como puro artificio audiovisual, un adorno innecesario y sobrevalorado. Continuar leyendo


Mitología de la Hipnosis

Tres...dos...uno...

Muchas creencias, imágenes y mitos rodean en extraño fenómeno de la hipnosis. Esto se explica probablemente tanto por la antigüedad del método como por su crecimiento importante de mano del Psicoanálisis de Freud y, por último, gracias (o por culpa) a la proliferación de shows en los que se vende un espectáculo de hipnosis realizado por un cantamañanas hipnotizador que merecería en todo caso la consideración de ilusionista (profesión muy respetable de hecho) y no de gran manipulador de mentes.

En cualquier caso, en el ideario colectivo la figura del el hipnotizador representa a un hombre misterioso (barbudo y con turbante) capaz de transformar a un hombre hecho y derecho en un dócil animalito mediante un péndulo, con los ojos, o incluso con gestos o palmaditas. Que la ficción colectiva es generalmente infundada no es un secreto para nadie, por otro lado, quizá interese arrojar algo de luz sobre el fenómeno de la hipnosis. Continuar leyendo


¡Actimelízate!

Santo Pinocho

…o no. Y es que la marca francesa de lácteos podría verse algo en apuros después de aflorar una serie de estudios que demostrarían no sólo unas tácticas de publicidad engañosa bastante claras sino que, también, una potencial relación entre sus productos y la obesidad. Todo ello, lejos de hacer pensar en que sean productos sanos, hace más bien pensar en la peligrosidad de determinados productos lácteos, al menos si se consumieran como se pretende incentivar, es decir: demasiado.

Pero comencemos por el principio. ¿Quién no recuerda la aparición hace unos años de esos anuncios televisivos coloristas, algo infantiles, inspirados en “Érase una vez el cuerpo humano”, destinados a promocionar esos inmundos yogures líquidos? Con su Equipo Actimel, sus malvadas bacterias y sus naves espaciales a nivel celular. Todo súper riguroso e informativo vaya. También se podía oír hablar de un supuesto efecto sobre las defensas y el sistema inmunológico gracias a las magníficas bacterias L-Casei “Inmunitas” -o “Defensis” en otros países-. Bien, esencialmente aquí comienza la patraña aparentemente. Continuar leyendo


Porque jugar es natural.

¡Esta nutria nos enseñará algo muy simple!

Probablemente nos olvidamos demasiado pronto de la importancia del juego por el juego. En ocasiones lo desechamos (el jugar) en pos de actividades pretendidamente más útiles, “serias”, “adultas”… otras veces, si bien no lo abandonamos, lo corrompemos y manchamos de nociones innecesarias de competición, rivalidad. En definitiva, perdemos la noción de que ése hábito, que nos viene de la naturaleza, no merece ni el desprecio ni las complejas connotaciones de rivalidad pues lo esencial es jugar:

Jugar para divertirse, y divertirse al jugar.


Carta de A.Einstein a E.Gutkind

[…] Y el pueblo Judío al que con mucho gusto pertenezco …no tiene ninguna cualidad que los diferencie de cualquier otra persona. En lo que respecta a mi experiencia, tampoco son mejores que los otros grupos humanos, pese a que son protegidos de los peores cánceres por la falta de poder […]. Albert Einstein.

En enero de 1954, un año antes de su muerte, Albert Einstein escribió la siguiente carta al filósofo Erik Gutkind: Escoge la Vida: La LLamada Bíblica a la Revuelta. Aparentemente, Einstein leyó el libro únicamente debido a las repetidas recomendaciones de su amigo mutuo Luitzen Egbertus Jan Brouwer. La carta fue comprada en una subasta en mayo de 2008 por £170,000. El escrito traducido al castellano dice lo siguiente: Continuar leyendo


Los Ricos También Van al Cielo (o eso deben pensar)

"Bueno, Billy, ¿nos vamos a fastidiar a esos pobres ricos?"

Porque por los tiempos que corren es difícil oír hablar de algo que tenga siquiera una leve connotación positiva, pues parece que sólo acuden a la cita cada día los malos augurios, las dificultades y el pesimismo, cuando uno se cruza con una noticia aparentemente buena no puede hacer otra cosa que quedarse cuanto menos intrigado por esa extraordinaria anomalía. Si esa anomalía relaciona a las personas más ricas del mundo con la filantropía entonces uno no puede hacer otra cosa que frotarse los ojos y pellizcarse como quien verifica si está en los brazos de un dios Morfeo particularmente guasón.

Así pues, descubría ayer miércoles con asombro notable que los multimillonarios también tienen un lado humano. Cosas así te tiran abajo los mitos y remueven los cimientos sobre los que tranquilamente uno va asentando su perspectiva del mundo. ¿Dónde está el bueno de Lex Luthor o algún otro amigote ricachón de este cuando se los necesita? Si las cosas ya no son como eran oiga, seguro que la culpa es de Zapatero.

Ahora ya más seriamente, leía esta mañana que nuestro informático preferido, el señor Bill Gates, junto con el señor Warren Buffet -puestos 2 y 3 respectivamente en la escala de fortunas mundiales- han conseguido convencer a 38 multimillonarios más para, atención al dato, donar el 50% de su fortuna a organizaciones caritativas. Continuar leyendo