Archivo de la categoría: Ciencia

Mitología de la Hipnosis

Tres...dos...uno...

Muchas creencias, imágenes y mitos rodean en extraño fenómeno de la hipnosis. Esto se explica probablemente tanto por la antigüedad del método como por su crecimiento importante de mano del Psicoanálisis de Freud y, por último, gracias (o por culpa) a la proliferación de shows en los que se vende un espectáculo de hipnosis realizado por un cantamañanas hipnotizador que merecería en todo caso la consideración de ilusionista (profesión muy respetable de hecho) y no de gran manipulador de mentes.

En cualquier caso, en el ideario colectivo la figura del el hipnotizador representa a un hombre misterioso (barbudo y con turbante) capaz de transformar a un hombre hecho y derecho en un dócil animalito mediante un péndulo, con los ojos, o incluso con gestos o palmaditas. Que la ficción colectiva es generalmente infundada no es un secreto para nadie, por otro lado, quizá interese arrojar algo de luz sobre el fenómeno de la hipnosis. Continuar leyendo

Anuncios

¡Actimelízate!

Santo Pinocho

…o no. Y es que la marca francesa de lácteos podría verse algo en apuros después de aflorar una serie de estudios que demostrarían no sólo unas tácticas de publicidad engañosa bastante claras sino que, también, una potencial relación entre sus productos y la obesidad. Todo ello, lejos de hacer pensar en que sean productos sanos, hace más bien pensar en la peligrosidad de determinados productos lácteos, al menos si se consumieran como se pretende incentivar, es decir: demasiado.

Pero comencemos por el principio. ¿Quién no recuerda la aparición hace unos años de esos anuncios televisivos coloristas, algo infantiles, inspirados en “Érase una vez el cuerpo humano”, destinados a promocionar esos inmundos yogures líquidos? Con su Equipo Actimel, sus malvadas bacterias y sus naves espaciales a nivel celular. Todo súper riguroso e informativo vaya. También se podía oír hablar de un supuesto efecto sobre las defensas y el sistema inmunológico gracias a las magníficas bacterias L-Casei “Inmunitas” -o “Defensis” en otros países-. Bien, esencialmente aquí comienza la patraña aparentemente. Continuar leyendo


Y vista tu cara yo te condeno.

Acostumbrados a los eslóganes moralistas repletos de de tanta ingenuidad como de buenas intenciones, nos puede producir cierto recelo o exaltación incluso cuando oímos a alguien ensalzar -quizá con demasiado empeño- las cualidades físicas de otros. “Otros” que en ocasiones sabemos a ciencia cierta, por así decir, que no valen lo que aparentan o que tienen el encefalograma tan plano que es de temer incluso que se quiebre… Así pues, los entusiastas del físico y las apariencias son frecuentemente tildados de superficiales y, en ocasiones, con mucha razón.

Sin ánimo de entrar en el debate de “¿qué es más importante, el interior o el exterior?” que, a mi juicio, no deja rayar lo absurdo la mayoría de las veces, he de subrayar la importancia fáctica que el atractivo físico tiene y que alcanza o ha alcanzado límites que  la mayoría de las personas ni sospecha. ¿Qué pensarían de un mundo donde uno tuviera más posibilidades que otro de ser ejecutado por su fealdad? Pues esto no parece tan alejado de la realidad aunque sea una realidad pasada. Continuar leyendo


De la Ciencia Imperfecta.

Un científico es un hombre tan endeble y humano como cualquiera; sin embargo, la búsqueda científica puede ennoblecerle, incluso en contra de su voluntad – Isaac Asimov.

Sin duda uno de los pilares de la evolución de la especie humana, la cultura y la sociedad haya sido el desarrollo del conocimiento así como su acumulación y sistematización derivando en lo que hoy en día conocemos como saber científico. Un éxito que se sustenta en buena medida sobre los fundamentos del espíritu crítico y la certeza del saber recolectado. Ahora bien, como buena creación del hombre, sufre frecuentemente de todo aquello que es en cierta medida antropomórfico, y esto es, de los defectos que hacen al ser humano. Continuar leyendo


Sobre la Belleza en el Mundo

Seguramente muchos de nosotros -hombres en este caso particular- habremos pensado en algún momento en lo que se corresponde con nuestro modelo de “mujer ideal”. Entendiendo esto desde la perspectiva puramente estética, habremos podido observar cómo parece extenderse un cierto prototipo social de físico femenino salido directamente de las pasarelas de moda y las pancartas publicitarias -y las películas para adultos-. Pero lo cierto es que también habremos podido observar cómo, pese al mensaje publicitario estereotípico ampliamente extendido, en nuestros gustos y preferencias personales pueden haber ciertas discrepancias con los cánones contemporáneos de belleza -afortunadamente para nosotros y para ellas-.

Conjeturamos, legítima y cuerdamente, que nuestro prototipo de belleza femenina no tiene por qué corresponder y probablemente no corresponda, con el que se halla extendido en culturas diferentes a la occidental y que no se han visto suficientemente contaminadas por su influencia. Pues bien, un estudio internacional denominado Body Project, integrado por 58 investigadores de 46 universidades localizadas en 26 países de 10 regiones del mundo, ha tratado de determinar los gustos mayoritarios según la región o la cultura de los entrevistados y la correspondencia real con los cánones extendidos. Esencialmente girando alrededor de una pregunta: ¿Cuál es vuestro ideal de la belleza femenina? La pregunta ha sido formulada a 3500 hombres y a 400o mujeres dando resultados peculiares. Continuar leyendo


El Síndrome del Sabio.

Hace tiempo que tenía pendiente escribir algo al respecto del denominado syndrome du savant o síndrome del sabio, que descubrí bajo no recuerdo bien qué circunstancias pero que me dejó, cuanto menos, perplejo. Dicho síndrome se presenta en personas afectadas por deficiencias como el autismo y se manifiesta por una extraordinaria capacidad dentro de una serie de habilidades particulares, capacidad de hecho muy superior a lo que es posible ver en individuos diríamos normales.

El desarrollo de semejantes capacidades puede hallar su origen, según el profesor Darold Treffert, tanto en la genética como en una posterior adquisición, pues pareciera que determinados savants -que así se les denomina- comenzaron a mostrar sus extraordinarias dotes posteriormente a una lesión cerebral que actuó como detonante.

El profesor afirma que, de entre las personas con síndrome del sabio, una mitad son autistas y la otra mitad son personas con alguna afectación, desorden, retraso o enfermedad mental. Así, ni todos los savants son autistas, ni todos los autistas presentan el síndrome. Entrando en cifras, y siempre según Treffert:

  • Uno de cada diez autistas tienen las habilidades de un savant.
  • El 50% de los savants son autistas; el otro 50% tiene otra incapacidad relacionada con el desarrollo, retraso mental, lesión cerebral o enfermedad mental.
  • Los varones savants superan seis veces en número a las mujeres savants.

Es en realidad un trastorno extremadamente raro y no se contabilizan aún apenas personas en el mundo que lo presenten.

En cuanto a las características que presenta, no siempre son las mismas o se manifiestan de la misma manera, pero podría decirse que engloban las siguientes:

  • Una memoria prodigiosamente profunda pero que tienen una importante dificultad en utilizar. Es decir, la capacidad de recuerdo es extremadamente amplia y precisa pero es difícil, para los savants, darle un uso o razonar en base a los recuerdos que poseen.
  • Grandes habilidades artísticas -musicales, pictóricas…- y particular don para comprender e interpretar la música.
  • Memoria de fechas y acontecimientos extremadamente vasta.
  • Gran capacidad de cálculo mental pudiendo realizar operaciones extremadamente complejas -fuera de las capacidades de una calculadora- de cabeza y con gran precisión.
  • Habilidades mecánicas y espaciales varias, como la construcción de maquetas muy precisas, el cálculo de distancias a simple vista o la memorización de itinerarios y mapas.

Existen otro tipo de habilidades pero son, en cualquier caso, más inusuales.

Actualmente la medicina se encuentra estancada en la explicación del porqué del síndrome del sabio aunque se alude a que las personas afectadas por el mismo emplearían, en su actividad mental, zonas cerebrales distintas de aquellas a las que recurre el ser humano en general.

En cualquier caso, semejante situación deja, sin duda, la puerta abierta a la imaginación sobre cuán grandes cosas sería capaz de realizar la mente humana explotada correctamente y si realmente algún día se alcanzará semejante rendimiento. Ahora bien, la paradoja del idiot savant deja planteada una incógnita ¿será realmente posible acceder a semejante “poder mental” sin pagar a cambio el precio de dejar las capacidades cognitivas más elementales y características del ser humano en un estado profundamente mermado?

Os dejo una serie de savants muy particulares.


Grigori Perelman: Historia de un genio hastiado.

Grigori Perelman, el hastío de un genio.

Grigori Perelman es un matemático de pronto 45 años ruso actualmente residente junto con su madre en San Petersburgo. Se le atribuyen, entre otros logros, la resolución de la conjetura de Poincaré, uno de los interrogantes reconocidos como más importantes y difíciles de la matemática. Este problema fue planteado por el matemático francés Henri Poincaré en 1904 y fue resuelto por Perelman en 2003, prácticamente un siglo más tarde.

Por semejante hazaña quisieron premiar al doctor en matemáticas con la Medalla Fields, el mayor premio en matemáticas, en el año 2006. Este sin embargo rechazó de plano el premio diciendo lo siguiente:

“El premio era completamente irrelevante para mí. Todo el mundo entiende que, si la demostración es correcta, entonces no se necesita ningún otro reconocimiento”. Continuar leyendo