Corporativismo desplazado: sobre la violencia policial.

Ayer tuve el [irony]inmenso placer[/irony] de encontrarme con un enlace a un hilo de discusión de Foro Policía en el que se hablaba del reciente suceso del agente al que se ve golpear a una chica repetidas veces y, posteriormente, al periodista Daniel Nuevo hasta dejarlo en el suelo, caso del que ya se ha hablado aquí.

Francamente, creo que rara vez he sentido tamaña decepción ante la falta de cordura y raciocinio de que hacen prueba muchos de los participantes (podemos imaginar que policías en su mayor parte) tratando de justificar lo injustificable, rehuyendo la razón y la argumentación, ocultándolos bajo descalificativos y un sentido del compañerismo muy mal situado. La autonomía racional condenada a muerte por el instinto gregario. Una vez más, las generalizaciones no son procedentes, y quizá hablamos de un grupito más alborotador dentro del CNP, pero en cualquier caso, constancia queda de lo dicho en el mencionado debate, para quien tenga las tripas de aguantar las 10 páginas que abarca.

Algunas de las actitudes más frecuentes y significativas que aparecen en la discusión son las siguientes:

1- El uso despectivo de terminologías simplistas y etiquetadoras para hablar de aquellos que se encuentran “en el otro bando”: <<perroflautas>>. Todo un ejemplo de cordura, entereza, madurez, capacidad intelectual… ejemplar comportamiento de las orgullosas y altaneras fuerzas del orden, en un intento de rehuir cualquier confrontación de discursos. Como en el patio del recreo, uno consigue el apoyo de sus camaradas encontrando el insulto que más diversión produzca.

2- Un incondicional <<apoyo al compañero>> -en este caso, el del porrazo fácil- que no es sino otro ejemplo de negación del pensamiento crítico en favor de la pertenencia a un grupo supuestamente selecto. En ningún momento se acepta como posible que su actuar fuera excesivo. No, ¿en uno de los nuestros? ¡Jamás!

3- Corolario de lo anterior, la insana justificación de los golpes recibidos por las dos víctimas con el pretexto de haber aguantado bastantes insultos o, eventualmente, escupitajos. Esto no tiene ni nombre. Se parece a aquello de “mi mujer me faltó al respeto, así que no tuve más remedio que pegarle un guantazo”. En este sentido, hasta alguno comentaba que las dos víctimas se encuentran “bien” y que por tanto no ha sido nada. ¿Qué pasa, si no hay sangre significa que no ha habido abuso de autoridad? Además, señores agentes, si a estas alturas no son capaces de aguantar con entereza detrás de sus cascos, porras y demás equipo, dimitan y váyanse a cultivar patatas.

4- Se critica la publicación de imágenes del suceso. En primer lugar, si ustedes se comportaran como es debido, no habría polémica ni necesidad de captar esas imágenes. Esto implica, por ejemplo, llevar la identificación bien visible. Por otro lado, sin estas imágenes que ahora se critican, probablemente no se habría podido llevar el caso ante la justicia, como sin duda se hará ahora.

 

Muchas otras cosas me dejo sin mencionar pues tampoco me parece necesario, que cada cual juzgue por sí mismo tras ver con sus propios ojos la discusión comentada. En cualquier caso, tras haber visto el debate, y un poco más enfermo que antes de verlo, me dije que había que escribir algo al respecto para criticar ese “borreguismo” que parece haberse adueñado de muchos integrantes de la policía. Sin embargo, esta misma mañana, descubría un comunicado del Sindicado Unificado de Policía al respecto de estos sucesos, que destila a mi juicio tanta lucidez como ha sido habitual estos últimos tiempos por su parte. Así, limito mi crítica para delegar en la de ellos, que se encuentran en perfecta situación para hablar de estos temas:

Todos los policías, para adquirir dicha condición, juramos o prometemos cumplir la Constitución. La Constitución española contiene una serie de derechos consagrados copiados de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que también inspiran en parte los principios básicos de actuación de la ley orgánica 2/86. El cumplimiento de dichos preceptos deviene por lo tanto en obligatorio, algo consustancial a la condición de policía, y ni siquiera una orden superior puede contravenirlos porque cualquier orden en tal sentido sería una orden ilegal y por lo tanto que no debe ser cumplida.

Dejando sentado lo anterior, el buen compañerismo entre profesionales de la Policía debe asentarse en el cumplimiento de estos principios, pues quien los incumple no es digno de ese compañerismo y cualquier apoyo pasa a ser impropio, corporativista (abuso de solidaridad entre los miembros de una corporación) y contraviene las leyes que nos legitiman para tener el monopolio de la fuerza. 

Más adelante…

Esos golpes innecesarios que se han difundido profusamente por la Red son una mancha sobre la Policía, sobre las UIPs y sobre los policías. En los próximos meses y años habrá muchas denuncias que prosperarán, o al menos avanzarán mucho más de lo que hubiera sido deseable solo por permanecer en la memoria estas imágenes. Habrá denuncias falsas y sin pruebas que serán investigadas solo por la actuación de este (o estos) compañeros. Habrá diligencias, problemas y denuncias de tortura, malos tratos, abuso policial etc. en cada intervención y será más difícil la defensa de quienes han actuado correctamente solo por la insensatez de uno, dos o tres compañeros, que no han sabido estar a la altura que exige esta profesión. 

[…]

Las UIPs son unidades especiales y sus miembros deben tener (y tienen) una preparación especial, distinta (no mejor) que los de otras unidades; su preparación es específica para las tareas que desarrollan y se supone que tienen la serenidad, la capacidad de aguante y la templanza de nervios exigibles para desempeñar esos difíciles cometidos. 

[…]

Hay que investigar, aclarar los hechos y, si procede, depurar responsabilidades, aunque el daño ya está hecho. Más de cuatro meses de brillante actuación de más de mil compañeros de la UIP, con un gran esfuerzo, han quedado sepultados por tres minutos de actuación de dos o tres irresponsables que no merecen seguir en dichas Unidades, donde hay que ser un profesional muy íntegro, frio, con capacidad de autocontrol y discernimiento de la situación a la que se enfrentan en cada momento. 

Y finalmente…

En el SUP tenemos claro que el sindicato es una herramienta que defiende los derechos laborales y profesionales, la dignidad de los policías, y que si al tiempo que defendemos eso apoyamos abusos y que se vulneren los derechos de otros pasaríamos de ser un sindicato a convertirnos en una organización sectaria, mafiosa e ilegal.  

Sindicato Unificado de la Policía.

Pienso que así queda mucho más claro todo.

En último lugar, y para que no parezca que uno es antipolicía, he de recalcar una cosa. Cualquier acto consistente en insultar, agredir verbal o físicamente, o discriminar, etiquetar y rechazar por sistemática la acción de los funcionarios de policía que estén actuando con presumible buena fe y acatando órdenes no es procedente y no puede ser justificado. Es comprensible que en momentos de tensión haya un exceso verbal por parte de ciudadanos dado el delicado contexto en el que nos encontramos. Es comprensible que un agente pueda cometer un desliz (una palabra mal colocada, una brusquedad algo excesiva) ante la presión de un trabajo complicado. Pero lo que no es posible es excusar, ni al manifestante violento y destructivo, ni al policía agresivo y descontrolado.

El único cauce del 15M es el diálogo, así como la única vía de la actuación policial es el Derecho, lo demás es chapuza, basura que no debe entrar dentro de lo tolerable por ninguno de los dos colectivos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: