Ley Antitabaco, argumentos y observaciones (II)

Continuando con el tema de la nueva ley antitabaco, retomo el último artículo (el último cuando este texto fue redactado) de Ignacio Escolar desde su blog, pues me parece bastante clarito y bien sistematizado, para ver si podemos sacar algo en claro, así pues, cito y comento:

1. El Estado no es quien para decidir de qué me quiero morir. Pero sí lo es para proteger a los que no fuman y mueren por el tabaco ajeno. Cada año, entre 1.300 y 3.000 fumadores pasivos fallecen en España como consecuencia directa del humo del tabaco, según varios estudios médicos. Los más afectados son los trabajadores de la hostelería.

  • ¿Y realmente esta es la ley de los trabajadores de la hostelería, a eso se resume? Lo dudo mucho, ellos son sólo un argumento más, probablemente el más interesante. Pero no oigo tanto escándalo respecto de todos los demás colectivos que trabajan con productos tóxicos a diario o que tienen trabajos que los exponen a condiciones extremadamente nocivas. Desde la mina, a la peluquería, en profundo silencio. En esta discusión, curiosamente, de quien (y a quien) menos oirás hablar es justamente a dicho colectivo: esto es un fumadores vs. no fumadores. Además, si los locales más modestos de la hostelería acaban cerrando -el tiempo dirá- por experimentar serias pérdidas, los camareros de pulmones limpios se irán al paro. Mal arreglado el tema, pero bueno, pase, pues aunque no termina de parecerme claro del todo esto de referir a los “trabajadores de la hostelería”, menos me lo parece todavía el argumento -de fumador- que el autor critica en este caso.

2. Es la ley más restrictiva de Europa. Es casi idéntica a la de Irlanda, Italia y Reino Unido, y muy similar a las que aprobarán otros países para cumplir con la política antitabaco de la UE.

  • Pase también, aunque ni lo uno ni lo otro ayudan en nada. Que los demás hagan algo no demuestra que sea correcto, el debate está más allá de todo eso. Unos países legislarán de una manera y otros de otra, habrá que buscar, pues, la forma más justa, y no la más popular (ni la más original).

3. Es una cortina de humo del PSOE para esconder la crisis económica. Pues fue negociada con el PP y aprobada por consenso, con el apoyo de la práctica totalidad del Congreso.

  • Y aún aceptando que fuera un intento de “cortina de humo” (adoro el juego de palabras escogido), sería uno muy malo, puesto que el problema esencial estos últimos días es de corte económico, para los pequeños restaurantes, cafés, y bares que ven, dicen, su clientela menguada drásticamente. Pero estoy bastante de acuerdo, a priori, con que esto no es cosa de un partido.

4. ¿Y por qué no se persigue el humo de los coches? Sí se persigue, aunque sea poco: hay controles sobre el nivel de emisiones en cada revisión de la ITV. Que un problema aún no esté resuelto no impide luchar contra otro (y tampoco puedes entrar en un restaurante con el coche encendido).

  • Correcto. Aunque me parece que es una exageración algo grosera aquello de entrar en un restaurante con el coche encendido (o apagado de hecho), en ningún caso un lugar como un restaurante ha sido concebido para recibir coches, o cualquier vehículo motorizado en su interior. Sí lo ha sido para recibir personas, que es de lo que estamos hablando, y éstas con o sin pitillo. El humo de los coches es, por otro lado, un problema real que, aunque no evita que combatamos el problema del tabaco, como bien dice Escolar, sí nos ayuda a tener en mente que los fumadores no son los responsables en exclusiva de las afecciones respiratorias de los no fumadores. Recalco esto porque existe la tendencia a crear dualidades en un conflicto, que se basan en la contraposición “nosotros/ellos”, que no aborda con suficiente claridad un problema complejo, como es el efecto dañino de la inhalación prolongada de humos, todo tipo de humos.

5. Es una ley hipócrita porque el Gobierno prohíbe el tabaco, pero cobra impuestos con él. El tabaco no está prohibido: se puede fumar en el 99% del país (al aire libre y en cualquier casa). También pagan impuestos los automóviles y no por eso se puede conducir por la acera atropellando peatones.

  • De nuevo el tabaco y el coche. Desde mi punto de vista no son comparables ambos casos, ni siquiera como metáforas. Una transposición más acertada quizás de atropellar a una persona en términos de tabaco, sería vaciar los ceniceros en el interior de las gargantas de los transeúntes. Por otro lado, pienso, no se discute que no se pueda fumar en muchos sitios, se discute por qué habría de prohibirse en un lugar destinado a ser social y coloquial, de ocio y entretenimiento, y que a su vez no es de dominio público, sino que está bajo la responsabilidad (y los gastos) de un gerente, un particular. La cuestión a tratar sería cómo compatibilizar ambas clientelas, cosa que se abordó en la anterior Ley, y que se ha mandado al traste. Análogamente, parece que está más que probado lo nocivo que es el ambiente creado en las discotecas, con la música demasiado alta y la luminosidad intermitente, y que yo sepa nadie ha intervenido en ese sentido, porque la gente sabe adónde va, hay que aprender a ser un poquito autónomos, no tiene por qué venir a hacerlo todo mamá Estado.

6. Va contra la libertad, la convivencia no debería basarse en prohibiciones. Pues todo nuestro sistema legal se basa en ellas y tu libertad termina donde empieza la de los demás. Como ironiza un amigo, “¿te molesta que coma mientras fumas?”.

  • La apreciación, sin embargo, de dónde se vulnera la libertad de unos y otros depende del margen de tolerancia de la sociedad, y una sociedad intolerante recurrirá más fácilmente a las prohibiciones que otra más comprensiva. Una cosa es que fumen a mi lado, y otra que me echen el humo en la cara. Un local bien ventilado y con zonas diferenciadas de fumadores y no fumadores es perfectamente tolerable por cualquier persona sana (y no excesivamente tiquismiquis) y es harto improbable que las emisiones de humo (en un caso como el que presento) maten a los no fumadores antes que otro tipo de enfermedad o incidente. A su amigo se le podría replicar, si consume alcohol, “no, pero me molesta que te alcoholices mientras comemos”, en cualquier caso, aún no entiendo porqué esa necesidad de hacerlo todo no fumador, o todo fumador…

7. Los bares no son un servicio público; el que no quiera fumar, que no entre. Los bares también son un centro de trabajo: el de los camareros. Y como dice Isaac Rosa, este argumento es reversible: el que quiera fumar, que se vaya fuera.

  • Para lo del centro de trabajo de los camareros, me remito a lo expuesto más arriba y preciso: si estamos dispuestos a asumir que ciertos trabajos conllevan un riesgo que entendemos como tolerable, el oficio de la hostelería no tiene por qué ser excepción. Y aparte, lo que estamos diciendo aquí es claramente que decida el propietario, si admitimos que no es un servicio público. No tiene por qué inclinarse la balanza por unos u otros, pues no es más justo que los unos se queden fuera, a que lo hagan los otros. Que se habiliten zonas diferenciadas en el bar, o que el propietario decida, que para eso es él quien tiene que pagar todo cada mes, bajo qué condiciones se accede a su establecimiento, no es tan complicado. No veo qué justificación hay para defender a unos y no a otros. Además, destacar que la reversibilidad de la argumentación no es una contraargumentación, pues si admitimos que ambas son válidas, no refutamos ninguna (o las invalidamos ambas, qué complicado). El problema de base es que respecto a este problema, ha habido que ponerse del lado de unos, y en contra de otros (y de aquella manera), en vez de permanecer en una ideología que proporcione a todos su espacio de libertad, fomentando el mutuo reconocimiento y la tolerancia.

Desde mi punto de vista, si pudiéramos hacer un poco más entre todos por renunciar a nuestros egoísmos y adoptar una actitud de aceptación razonable del otro, podríamos sacar, quizá no más años de vida, pero sí una mejor calidad de los mismos en el proceso.

——-

PS: Recalcar que en ningún momento este texto desea ser un ataque al señor Escolar, con quien no me une ninguna relación particular, ni positiva ni negativa y, para más neutralidad, desconozco (confieso) bastante su labor profesional, su ideología política, o cualquier otro factor de distorsión, parto así sin ningún a priori negativo. Más bien al contrario, me ha parecido que su exposición de los distintos argumentos (falaces o no) que se pueden ofrecer en este debate era muy adecuada, por clara y sistemática, y por ello se le podía sacar mucho partido, por tanto en todo caso agradecimientos al autor por su colaboración no planificada.


2 responses to “Ley Antitabaco, argumentos y observaciones (II)

  • manoella

    me ha gustado tu comentario, bien argumentado bien escrito y sobretodo, porque te conozco, admirable de parte de un no fumador joven. Lo que se aprecia en lo que tu dices es tu enorme tolerancia, ingrediente que se va perdiendo poquito a poco con la ayuda de leyes asi. La gente olvida rapidamente a que conduce la intolerancia. Yo desgraciadamente, no tengo ninguna duda al respecto. Todo eso suena a apartheid y sin Mendela,(y tantos otros ejemplos)
    Ah, por cierto, esta ley que tanto se preocupa por los trabajadores de la hosteleria, quiero recordar que muchos de ellos son fumadores, entonces para terminar, reconozco que valia la pena gastar tanta energia para discutir y aprobar una ley solo para el bien de un colectivo dividido en dos . Finalmente tendriamos que hacer una encuesta para saber quien fuma y quien no en los trabajadores de la hosteleria. Me rio. Tiene razon los que votan esas leyes y los que dan su respaldo, porque hoy en dia, que se mueran gente en la calle,de hambre y de frio, gente desesperada, gente que, con esta maldita crisis, lo ha perdido todo hasta la esperanza. Pero, por lo que veo, este colectivo de los dañados de la crisis no le importa a nadie y sin embargo es muy visible y no tan minoritario. Ahora mismo pienso en este joven de 93 años que es Stephane Hessel, y como el, me indigno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: