Un efecto a desear.

Entendámonos, ninguna crisis económica, y menos aún una de tal envergadura, es positiva, el testimonio de miles de familias que la han sufrido y sufren es más que suficiente prueba. Ahora bien, dentro de la extrema injusticia que representa en más ámbitos de los que cabría hoy citar es posible que se pueda hallar una leve chispa de esperanza.

Quizás sea que uno se fija más que anteriormente en la prensa de corte político-económico y que toda esta reflexión no sea más que la mezcla entre un exceso de optimismo y el resultado de una ilusión. No obstante, y dando por errónea la anterior posibilidad por pura conveniencia, pareciera que en el panorama de la actualidad Española y Europea próxima se aprecie un incremento suficientemente importante de la crítica y la polémica sobre presuntos casos de corrupción de los gobernantes y desperdicios de caudales públicos en estos últimos dos años. Ello acompañado de hecho de un mayor empeño en las labores de investigación y enjuiciamiento de los implicados.

La cuestión sería pues preguntarnos si realmente la corrupción ha sufrido un aumento significativo o si por el contrario, manteniéndose regular, ha experimentado un notable incremento la labor de lucha contra semejante tipo de criminalidad así como el escrutinio social llevado de la mano de la prensa.

Descartando a priori que los altos cargos hayan previsto actuar ilegítimamente todos al mismo tiempo y justo cuando la crisis arrecia, podríamos deducir que lo que en realidad ha ocurrido es que la vigilancia se ha recrudecido y que, ahora que el dinero escasea, la gente no está dispuesta a perder de vista hasta el más mínimo céntimo. Aquí es justamente donde quiero incidir.

Demasiados movimientos de la Administración, a mi entender, son secretos, se hacen a escondidas o se tratan de disimular a base de mentiras, medias verdades y ambigüedades de todo tipo. Sí, sí, incluso en nuestra cultura de Constitucionalidad, de Derechos Humanos, la voluntad de unos pocos pisotea los derechos y libertades de otros muchos bajo el pretexto de que es “por su bien” cual padre de familia hiperprotector -o eso se nos quiere hacer creer-.

Así las cosas, es bueno que se reabra el debate y la polémica sobre aquello que los poderosos hacen gracias a los contribuyentes y los electores, sobre aquello que ha de ser público, sobre la gestión del dinero por los administrativos. Porque si el poder es “del pueblo” ya es hora de devolverle lo que ilegítimamente se le trata de arrebatar desde siempre.

Espero, pues, que no cambie esta actitud de vigilancia y que encuentre un reflejo futuro en las leyes e instituciones, haya crisis o no, que se controle con ojo escrutador cada movimiento de la Administración, que perdure la actitud crítica y sin piedad, porque no hay piedad que tener: ya está bien de considerar a los políticos como superiores, pues estos son empleados, o habrían de serlo, delegados por el pueblo para realizar labores determinadas en el sentido de la voluntad y el bien de la colectividad, y el que no cumple, como dicen por aquí: “a la p*** calle”.

Conservemos para tiempos venideros una actitud exigente, responsable y reivindiquemos la titularidad de aquello que nos pertenece y que la crisis sirva como detonante de la concienciación y la vigilancia social para no dejarse mangonear más dinero, información y libertades.


2 responses to “Un efecto a desear.

  • Yunni

    ¡Excelente articulo señor Dyango! Estoy muy de acuerdo con lo que dice y la viñeta. Hay que tener cuidado en no dejar que la corrupción de los politicos*, se vuelva en una cortina de humo para despistarnos en criticar lo malo de la globalización o hasta en justificarla.

    *Algo tan constante,sea en la prosperidad o en la crisis, que ser politico se ha vuelto en sinonimo de corrupto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: