Carta de A.Einstein a E.Gutkind

[…] Y el pueblo Judío al que con mucho gusto pertenezco …no tiene ninguna cualidad que los diferencie de cualquier otra persona. En lo que respecta a mi experiencia, tampoco son mejores que los otros grupos humanos, pese a que son protegidos de los peores cánceres por la falta de poder […]. Albert Einstein.

En enero de 1954, un año antes de su muerte, Albert Einstein escribió la siguiente carta al filósofo Erik Gutkind: Escoge la Vida: La LLamada Bíblica a la Revuelta. Aparentemente, Einstein leyó el libro únicamente debido a las repetidas recomendaciones de su amigo mutuo Luitzen Egbertus Jan Brouwer. La carta fue comprada en una subasta en mayo de 2008 por £170,000. El escrito traducido al castellano dice lo siguiente:

Princeton, 3. 1. 1954

Estimado Sr. Gutkind,

Inspirado por las reiteradas sugerencias de Brouwer, he leído su libro y le agradezco mucho que me lo prestara… En relación con la fáctica actitud respecto a la vida y a la comunidad humana tenemos mucho en común. Su ideal personal de esfuerzo por perseguir liberarse de los deseos orientados al ego, por hacer la vida bella y noble, con un énfasis en el elemento puramente humano…nos une en la posesión de la “Actitud Americana”

Aun así, sin la sugerencia de Brouwer jamás me habría dedicado intensivamente a su libro pues está escrito en un idioma inaccesible para mí. La palabra de Dios no es para mí nada más que la expresión y producto de la debilidad humana, la Biblia una colección de honorables, pero sin embargo puramente primitivas, leyendas que son a pesar de todo bastante infantiles. Ninguna interpretación, sin importar cuán sutil sea, puede cambiar esto (para mí)… Para mí la religión Judía al igual que todas las demás religiones es la encarnación de la más infantil superstición. Y el pueblo Judíoal que con mucho gusto pertenezco …no tiene ninguna cualidad que los diferencie de cualquier otra persona. En lo que respecta a mi experiencia, tampoco son mejores que los otros grupos humanos, pese a que son protegidos de los peores cánceres por la falta de poder. Aparte de ello no soy capaz de ver nada en ellos de pueblo “elegido”.

En general encuentro desagradable que alegue una posición privilegiada y trate de defenderla mediante dos muros de orgullo, uno externo como hombre, y uno interno como judío. Como hombre reivindica, por así decir, una dispensa de la causalidad por lo demás aceptada como Judío del monoteísmo(?). Pero una causalidad limitada no es ya una causalidad en absoluto, tal como reconoció nuestro fantástico Spinoza con toda incisión…

Ahora que he expuesto bastante abiertamente nuestras diferencias en cuanto a convicciones intelectuales me resulta aún claro que estamos bastante próximos el uno del otro en lo esencial, por ejemplo en nuestra evaluación de la conducta humana… Pienso que nos entenderíamos bastante bien si hablásemos de materias concretas.

Con mi amistoso agradecimiento y los mejores deseos,

Suyo,

A. Einstein

Me pareció curioso e interesante el texto y pensé que compartir este descubrimiento merecía el esfuerzo. Ingenuamente me sorprendo todavía de la agudeza de Einstein en materias que no son forzosamente las que se esperan del mismo. Extraído y traducido del blog Letters of Note.


3 responses to “Carta de A.Einstein a E.Gutkind

  • Yunni

    Sensatas palabras de un hombre sensato: “La palabra de Dios no es para mí nada más que la expresión y producto de la debilidad humana, la Biblia una colección de honorables, pero sin embargo puramente primitivas, leyendas que son a pesar de todo bastante infantiles. Ninguna interpretación, sin importar cuán sutil sea, puede cambiar esto (para mí)… Para mí la religión Judía al igual que todas las demás religiones es la encarnación de la más infantil superstición”. Esto suena casi poetico.

    • Dyango

      La verdad es que así es como considero que deberían ser las grandes mentes, abiertas a toda suerte de conocimientos y discusiones, cultivadas e instruidas en tantas disciplinas y ramas del saber como fuera humanamente posible. Nunca he sido muy amigo de los “especialismos”. Y pareciera que Einstein no fue, efectivamente, tan sólo un gran físico sino una gran mente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: