Sobre el iPad y el exceso de hype.

Bien, lo prometido es deuda, hora de hablar del nuevo dispositivo de Apple: el iPad.

El iPad de Apple

Llevamos semanas expectantes ante la llegada del tablet de apple, era imposible que no llegara, y al fin tuvimos ayer ante nuestros ojos el tan largamente anunciado producto. Un objeto precioso, de una tecnología puntera, alarde del buen hacer de la empresa que lo presenta. Dicho aparatito nos debería permitir, entre otras cosas, acceder a nuestra música, nuestras fotos, nuestras películas, el correo, internet, leer libros electrónicos, jugar, usar aplicaciones de la app store… en definitiva una buena cantidad de cosas, todo ello con el aliciente de una tecnología multitáctil que puede reconocerse a la legua como una de las mejores del mercado. Ahora bien, tras pasear durante bastante tiempo por la red después de la Keynote y visionar esta mañana la versión en en vídeo streaming de la misma, pienso que la expectación ha sido excesiva y ha jugado una mala pasada a la presentación del iPad.

Y es que los usuarios en su mayoría han quedado bastante decepcionados de lo que, a sus ojos, no representa una innovación sino un reciclaje de ideas, lo que se viene llamando un “iPhone con esteroides”. Por tanto el efecto no ha sido tan impactante como hubiera cabido esperar, probablemente por las elevadísimas expectativas que había sobre el producto y que se han ido un pelín al garete.

Eso no quiere decir que el iPad sea un mal producto. Es más, estoy convencido de que muchos usuarios puedan encontrarlo útil y agradable, pero no representa, al menos de momento, una revolución tal como fue en su día el iPhone. Porque es un gadget dispensable, a diferencia de lo que representó el teléfono. El iPad peca de un problema particular, y es su utilidad, limitada para el gran público, generalmente poseedor de iPods, iPhones o Macs portátiles. En estas circunstancias, y pese a lo placentero que pueda ser usarlo, el tablet queda relegado a “navegar por internet cuando vas al baño” o a emplearlo cuando usas mucho los transportes públicos como el tranvía o el autobús, donde no es práctico un ordenador portátil y la pantalla de 9,7″ toma todo su sentido. También es un dispositivo óptimo para tener en casa y que pueda consultarlo toda la familia en el momento de necesitarlo, pudiendo moverlo de un sitio a otro sin problema, resultando un medio amigable y entretenido de realizar funciones básicas de modo “nómada” dentro de los límites del hogar. Quienes vayan a usarlo mucho fuera, eso sí, probablemente necesiten pagar el extra del modelo 3G.

Bonito, delgado, ligero...como siempre.

Por lo demás he comentado el tema con distintas personas de opiniones muy dispares. Para alguien como mi padre, que odia hacer cosas en pantallas enanas y que posee un ordenador portátil de 17 pulgadas -muy poco práctico para transportar-, el iPad le resulta extremadamente atractivo para uso profesional, viaje en tren u otros servicios públicos, siendo cierto también que para mi padre cuanto más sencillo e intuitivo el manejo, mejor -no le falta razón-. Sin embargo, para gente que dispone de iPhone, generalmente gente algo más joven, que prefiere la portabilidad del mismo o acarrear el portátil si necesita realizar tareas más específicas, el iPad pierde todo su sentido.

Ello sobre todo por su precio de 499 $, que es un precio normal visto lo que incorpora y que es Apple, pero que no deja de ser mucho dinero para un objeto que, para mucha gente, no representaría más que un capricho poco amortizable.

Mi opinión personal al respecto es que estamos ante el habitual saber hacer de Apple técnica y artísticamente hablando, y que el futuro dirá cómo de útil llega a ser su nuevo producto. Confieso que me alegraría mucho tener uno de esos cacharros por casa pero también admito que no me lo compraría porque sería incapaz de amortizarlo, pues no responde a mis necesidades ni lo podría rentabilizar con mi estilo de vida. No obstante yo sigo entusiasmado al respecto.

Desde un punto de vista de la industria del videojuego aún no veo a Apple entrar en la competencia con Sony o Microsoft, ni siquiera le veo mucho futuro al propio iPad como consola, una vez más el tiempo dirá. En cuanto a leer libros electrónicos, las pantallas LED no son óptimas en general, habrá que experimentarlo para ver si la vista no se resiente demasiado.

Para que lo veáis en detalle un enlace a la web estadounidense de Apple.

Y un enlace a la keynote en streaming.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: