Sesión Criminológica III: Sociología del Crimen (parte B)

Dada la más que sobrada importancia de la sociología en el estudio del crimen y, más en general, en el ámbito criminológico, es probable que la sesión de Sociología del Crimen se extienda hasta una cuarta parte -o parte D- pues hay mucho que exponer y todo ello relevante así que, sin más preámbulos, continuemos.

CONCEPCIONES ESTRUCTURAL-FUNCIONALISTAS O DE LA ANOMIA.

No es posible hablar de la teoría de la Anomia, uno de los conceptos fundamentales de la sociología criminal, sin hablar del padre de dicho concepto Émile Durkheim.

La primera aparición del concepto de Anomia acontece en 1893, con una investigación sobre la división del trabajo en la sociedad. Durkheim resalta que la división del trabajo y la especialización del mismo conlleva una diferenciación de la cooperación, una alteración directa de los modos de cooperación y solidaridad entre personas.

Profundizando con el razonamiento del sociólogo francés, las sociedades modernas de corte altamente industrial crean, por este proceso de división laboral, un debilitamiento de la conciencia colectiva y una intensificación de las diferencias individuales. Anomia es, en Durkheim, esa “desintegración social” resultado del distanciamiento entre las personas como consecuencia de un distanciamiento de facto laboral y profesionalmente. La Anomia viene a presentarse como el opuesto a la solidaridad, esencialmente.

En “El Suicidio” se continúa desarrollando el concepto en cuestión. Durkheim indica que los “extremos sociales” económicamente hablando tienden a incrementar la tasa de suicidios dado que, tanto las épocas de gran prosperidad como las de crisis generan ante el individuo la situación de ser incapaz de satisfacer sus necesidades con los medios que se le ofrecen. En un caso por no disponer materialmente de los medios para satisfacer un mínimo vital de necesidades y en otro porque se produce un incremento de lo que el individuo aprecia como “necesidades”, como un afán consumista, que provoca finalmente un resultado similar. Estas dos situaciones son, según el autor, situaciones de inestabilidad que pueden producir un derrumbe del cual surge la Anomia. Esta aparece pues como un fracaso de un sistema de convicciones morales colectivas y arraigadas que otorguen fines claros para actuar a la sociedad.

Respecto al comportamiento desviado y su explicación, no sólo se tendrá en cuenta el concepto de Anomia anteriormente mencionado sino que habrá que recalcar la importancia de dos afirmaciones de Durkheim al respecto: “La criminalidad es normal” y “La criminalidad es un hecho social, que debe ser explicado socialmente“. El primer enunciado se basa en la premisa de que la conducta desviada o anómica está predeterminada en cada tipo de sociedad concreto. El segundo viene a querer decir que el delito no ha de analizarse desde un punto de vista individual del sujeto y de supuestas anomalías en este, sino desde la óptica de de analizar fallos y deficiencias de la propia sociedad. En éste ámbito lo anormal no es la presencia del delito en la sociedad sino bruscos incrementos o descensos del mismo con respecto a la media -“una determinada cantidad de crímenes forma parte integrante de una sociedad sana” y cumple una función “integradora e innovadora”-. Concluyendo en esta línea el delincuente no es ni más ni menos que un individuo normal producto del funcionamiento regular de la sociedad.

Posteriormente Merton amplia y desarrolla el concepto de Anomia siguiendo la estela de Durkheim. Añade pues una visión del comportamiento anómico como síntoma de una fisión entre las metas o fines sociales y los medios socialmente aprobados para alcanzarlos. El comportamiento desviado es absolutamente normal -previsible- en tanto que se trata de una reacción normal a las contradicciones entre medios y fines, es decir, como decía Durkheim, la sociedad no es capaz de satisfacer sus necesidades con los medios disponibles -si bien Merton opina que no se trata de necesidades naturales o vitales sino de necesidades “culturales impuestas por la propia estructura social-. Dirá pues Merton que “las contradicciones de la estructura cultural -los objetivos- y la estructura social -los medios- producen una tendencia a la anomia que afecta con particular intensidad a las clases bajas” -todo esto esencialmente pensado para la sociedad americana donde hay una supremacía cultural del éxito y la riqueza-.

Merton realizará una clasificación de tipos de individuos según su reacción ante medios y fines:

  1. Conforme: El individuo acepta plenamente tanto las metas culturales como los medios sociales.
  2. Innovador: El individuo acepta los fines pero no los medios. Se trata de la desviación más frecuente, donde se recurren a medios a menudo ilícitos para alcanzar los fines culturales que se hallan potenciados. Es la ley del “todo vale”. Se tiende a soslayar las restricciones legales o morales.
  3. Ritualista: Individuo que abandona los fines culturales en favor de los medios. Resulta de la incapacidad de alcanzar las metas pero de la aceptación de las reglas, con las que se amolda bien, manteniendo el ritmo de trabajo y esfuerzo.
  4. Retraido o apático: El sujeto renuncia tanto a los medios como a los fines socioculturales, los desaprueba y reniega de ellos. Se trata de una situación poco frecuente.
  5. Rebelde o revolucionario: La situación es idéntica al caso anterior, salvo que en este caso el rechazo a los fines y a las instituciones se traduce en una defensa de los valores propios e incluso la voluntad de cambiar las estructuras sociales a algo más acorde con los ideales defendidos.

La alta tasa de criminalidad de las capas inferiores de la sociedad se explica como un tipo de innovación, sabiendo que los medios para alcanzar las metas sociales están heterogéneamente distribuidos las clases más desfavorecidas ven los fines que la sociedad propugna están pensados para excluirlos del juego.

TEORÍAS SUBCULTURALES.

El término de subcultura termina de acuñarse con “Delinquent Boys” (1955) de Cohen, seguramente resultado de la necesidad de dar respuesta a los problemas en Estados Unidos a raíz de la aparición de numerosas minorías marginales tanto étnicas como políticas. La obra antes citada se convierte en una fuente de explicaciones bastante generalizadoras de la conducta desviada.

Las Teorías Subculturales discrepan de los postulados de la Escuela Ecológica de Chicago afirmando que no se trata de áreas o zonas que generan criminalidad de las clases más bajas, sino que la criminalidad es consecuencia de unos valores y códigos de conducta propios de cada subcultura.

Tanto la conducta conforme al Derecho como la conducta desviada, la delictiva, se definen entonces con respecto a los distintos sistemas de normas y valores oficiales o subculturales. El sujeto, a fin de cuentas, acaba reflejando con su conducta el grado de asimilación y aceptación de los valores de la cultura mayoritaria o la subcultura propia -visto todo esto desde la perspectiva de la minoría-, valores que se hacen propios mediante idénticos mecanismos de aprendizaje tanto en un caso como en otro. Destaca la aportación de Cohen, quien estudió principalmente la delincuencia juvenil de las clases bajas y concluyó que las “áreas de delincuencia” son zonas en las que están vigentes valores y normas distintos de los socialmente extendidos, pero en ningún caso zonas carentes de valores o instituciones de control social.

La subcultura actúa como método de evasión a la cultura mayoritaria o como reacción de rechazo hacia la misma, una suerte de cultura alternativa para dar salida a la ansiedad y la frustración resultantes de no poder participar, por medios legítimos, de las expectativas de la sociedad. La “carrera criminal” aparece así como un método alternativo para hacer valer las metas culturales cuando, de hecho, los medios legítimos son restringidos o negados por la misma estructura sociocultural.La cuestión más “atractiva e importante” según Cohen es la de averiguar por qué razón un joven adopta el ejemplo de la cultura a la que ha sido expuesto.

Siguiendo en la línea, el autor les atribuye tres características a las subculturas:

  1. No Utilitarias: Muchos crímenes o delitos no supondrían un medio racional para un fin determinado.
  2. Maliciosas: Encontrarían una aparente diversión en la disconformidad de aquellos externos a su cultura.
  3. Negativistas: El comportamiento criminal sólo es aceptado si representa el polo opuesto a las normas de la “sociedad de clase media”.

Lo verdaderamente trascendente -señalará Bergalli- de las reflexiones de Cohen es el hecho de que la delincuencia juvenil y subcultural aparece concentrada siempre en individuos masculinos de clase baja. La razón que le atribuye dicho autor es que en la clase trabajadora es donde se ha de encontrar el grado más alto de frustración social. Esto sería por el hecho de que los jóvenes de clases desfavorecidas o proletarias se encuentran rápidamente en la tesitura de nadar en los valores de la clase media y encontrarse en seria desventaja para alcanzarlos. Contribuyen a reducir más sus oportunidades factores como la discriminación -al menos por aquel entonces- realizada por los profesores de enseñanza primaria o secundaria, o los modelos familiares.

Esto genera una situación en la que los valores tradicionales chocan con los valores aprendidos mediante el proceso de socialización y donde no se ve uno en situación de alcanzar a la clase media salvo por una vía, la adopción de los modelos y los valores de la subcultura criminal en orden de alcanzar, bajo cualquier pretexto, una situación equiparable o incluso mejor a las clases medias en lo referente a sus fines escapando, a su vez, de la frustración de la desigualdad y la discriminación.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: