El Caso Haidar.

Aminetou Haidar

Bien, es conocido de todos -de hecho muchos sabrán de ello bastante más que yo- que la activista reconocida sobradamente como defensora de los Derechos Humanos Aminetu Haidar se encuentra realizando huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote, en principio, para regresar a su región del Sáhara con su familia después de que el gobierno marroquí le retirara el pasaporte y, con el “beneplácito” -por medio de un error administrativo y, por consecuencia, diplomático- de España, que la aceptó en su territorio sin pasaporte. Ahora, la bomba de relojería la tiene el Gobierno de nuestro país en las manos y no sabe como quitársela de encima o desactivarla.

Lejos de mí la idea de hacer un análisis exhaustivo o con un sustento material, histórico, político o ético. Desconozco totalmente las connotaciones del caso Haidar, al igual que las circunstancias tanto presentes como pasadas. Ahora bien, alguna que otra cosa me ha chocado leyendo a gente seguramente más informada que yo.

Algunos, con lo que a mis ojos es una crueldad no disimulada, se regodeaban de la hipotética muerte futura de la señora Haidar, como haciendole pagar conflictos pasados entre el Sáhara y España, cuando la Legión fue brutalmente expulsada de allí. Algunos hablan de traición, otros de a saber qué. Bueno, mi criterio me hace pensar en varias cosas, que pueden estar más o menos fundadas, pero que me chocan a primera vista. ¿Por qué tendría que pagar esta mujer los resultados de un conflicto bélico que, como todos, fue sucio y despiadado? ¿Deseamos la muerte del pueblo alemán como resultado de su profunda implicación en dos Guerras Mundiales? En segundo lugar, ¿qué legitimación tendrá un país colonizador -entonces- sobre los autóctonos? Recalco: desconozco el contexto histórico en profundidad.

Otra argumentación llamativa vino a raíz de la voluntad de independencia de los saharauis frente a Marruecos si no se me ha escapado nada. Bien, probablemente un catalán -aunque quizá simplemente alguien que se hace “abogado del diablo”- decía que si vascos, catalanes u otros habitantes de zonas con un regionalismo -“nacionalismo” no sé, espero al Tribunal Constitucional todavía- subido, se marcharan del país abandonando a sus familias para acabar haciendo huelga de hambre en el extranjero -vamos, que se encontraran en una situación análoga a la de la señora Haidar- la opinión pública los condenaría y comenzaría a cavar sus tumbas sin piedad. Bueno, yo diría que, con todo el respeto, las situaciones no parecen comparables, puesto que nos hallamos en un país en el que -con los matices necesarios- se respetan los Derechos Humanos de todos sus habitantes. O, para acallar a los escépticos, al menos es la meta que se persigue abiertamente y hay mecanismos encargados de ello. Según lo que he entendido, Marruecos no puede presumir de esto último y, atendiendo a los decires de muchos, estaríamos ante una “monarquía absoluta con una mano de pintura democrática” en cuyos dominios se practican todavía actos escandalosos, arbitrarios, contra toda moral crítica. Cuando nuestros catalanes deban temer por sus vidas o su integridad porque se les empiece a cazar y encarcelar en masa -y a torturar- quizá hablemos de situaciones similares. Hasta entonces, a mi entender, el argumento no vale.

Ahora bien, quizá no se equivoquen los que señalan que Haidar se está metiendo ella solita en un pozo del que no salga con vida, pues parece ser que se está mostrando inflexible ante las actuales medidas del Gobierno de Zapatero para devolverla con su familia. Todos sabemos que la política y los meollos administrativos y burocráticos son muy largos, y que en la situación actual, cantarle las cuarenta a Marruecos supone abrir la puerta a gordos problemas a escala internacional, de mucho más peso material que la vida de Aminetou Haidar me temo. En otras palabras, pareciera que el rey marroquí tiene la sartén por el mango.

Entiéndase por último que no pretendo hacer la apología del pueblo saharaui ni de la inflexibilidad de Haidar ni de nada de nada, solo señalo lo que me ha parecido más llamativo en cuanto a la polémica que está levantando el caso. Esperemos que las tensiones internacionales no se cobren otra vida.

PS: Ya tardan las intervenciones del PP tachando de incompetentes y mancos a los del PSOE y amenazando con quemar las cejas de ZP.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: